¡Vaya día de locos!

Salí de Finisterre con el objetivo de conocer La Coruña y meterme en Asturias.

Pude al fin conocer «La Torre de Hércules», un faro romano del Siglo I. El único romano y el más antiguo en funcionamiento. Un locurón visitar el lugar.

Después de un «Pulpo a Feira» para celebrar mi partida de Galicia puse rumbo a Asturias.

El GPS me invitó a algunas aventuras, llevándome por rutas muy pequeñas de campo en la que se llegaba a tal altura que Pampero tuvo que ir rompiendo nubes, la visibilidad era nula pero fui despacio y lo disfruté muchísimo.

Así como entré en densa capa blanca, también de la nada volvió a aparecer el sol, el cielo claro y un inmensa gama de verdes que me daba la bienvenida a Asturias.

Se respira nuevas y renovadas energías. Este pueblito donde estoy es muy chiquito pero es un auténtico Edén (si hasta tienen una vaca motera!!)

¡Besos y abrazos!
Mauri