Vaya noche la de anoche. Otra que Moby Dick pero en suelo firme.

La peor tormenta de la historia de Asturias (dato no comprobado), y a mí se me ocurre acampar por libre.

De todas formas bien temprano había fichado un techito que había en el parque ¡Menos mal!

Con antelación planifiqué que en lugar de armar la tienda dormiría sobre una de las mesas y para evitar que se humedeciera la bolsa de dormir me cubriría con la lona que pongo debajo de la carpa.

No fue mi noche más placentera pero la idea funcionó. Pasé 3 horas de lluvia intensa con tormenta eléctrica agazapdo bajo ese techo.

Siempre que llovió paró y recién a las 03:00 pude pegar un ojo y a las 06:00 arriba para venirme temprano al hotel rural que tenía contratado (y había hablado previamente lara hacer un early check-in).

Hoy ya estoy instalado, trabajando y con todo organizado para pasar 4 días más a puras labores.

¿Qué me quedó de la experiencia? El saberme fuerte para afrontar situaciones así, a encontrar soluciones y tener la tranquilidad mental para, aún esas situaciones, dormir plácidamente.

Hala, mañana el resumen será un 300% menos aventurero, prometido 😅

¡Abrazos con signo de apertura de exclamación!
Mauri